Entradas

Mostrando entradas de 2014

A mi princesa de 23 años

Hay un ser maravilloso que me ha dado muchas satisfacciones y muy pocos disgustos. Un ser que cada vez hace que oriente mi vida hacia un rumbo norte ideal. Nunca le había compuesto nada y espero que, dentro de mis bondades y limitaciones, pueda realizar la creación literaria más bella nunca realizada por mí. Resumir, en verso, los principales momentos de nuestras vidas desde la perspectiva de un padre que, en el primer momento, el miedo le agobió, la ilusión le impulsó y, su angelical cara al nacer, me cautivó.
Este año cumple veintitrés años. Quiero hacer ese recordatorio por todas las personas que, siguiendo contigo en la distancia o en otra dimensión, han formado parte de tu vivencia y han marcado la forma tan dulce y tierna que siempre has tenido. Tu abuelo materno, al que cambiabas el semblante con tu sonrisa, tu bisabuela paterna a la que, aún con demencia senil, hasta hace pocos años siempre tuvo una sonrisa poco costumbrista en ella. El resto de abuelos, tus tíos, tus primos y…

La niña de la mirada triste (revisado)

Imagen
La niña de la mirada triste













I
En este otoño que no empieza, en este verano que me persigue, en este momento de terneza diviso, fugazmente, tu mirada triste.
II Es mi fantasía la que vuela contrario al viento, quien sosiega mi espíritu, iluminado cual linterna, la ruta de mi luciérnaga en tu estela.
III Ese viento tus cabellos flameaba, cual vela al mástil embiste, dejando tu piel aterciopelada con la ternura de tu deleite.
IV Ese donaire que desplazaba al mover su cuerpo angelical, ese caminar que marcaba la zona frontal en hastial.
V Esos ojos otrora brillantes, catapultan tu sonrisa sideral, ya no son luceros anarquizantes y su benignidad no es igual.

VI Esos labios tan sensuales, resaltando tu cara tan serena, navego con rumbo a tu tristeza divisando, niña, lágrimas en vela.
VII Por qué la niña está triste? Con esa sonrisa acrisolada que oscurece tu mirada,  gestos fugitivos al despiste nublan la claridad del alma.
VIII Por qué está triste la niña? El pasado regresa a tu vida, el futuro tu presente eclipsa, regálame esa …