sábado, 10 de diciembre de 2016

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO A CARLOS NUÑEZ - TEATRO PRINCIPAL PRINCIPAL DE ALICANTE - 9 DE DICIEMBRE DE 2016

Carlos:

¡Benvingut a la Comunitat Valencia!
¡Benvido ao Levante!
¡Bienvenido!

O Mediterráneo foi fonte de inspiración para trobadores, músicos e escritores. (El Mediterráneo ha sido fuente de inspiración para trovadores, músicos y escritores.)

Es una fuente de luz y vida. Hoy, este mar de Alicante, refleja con mayor intensidad esa luz; esa luz de nuestros ancestros celtas propagando sus vibraciones con este señorial sonido de las gaitas.

Carlos has sido, eres y serás un fusionador de sonidos y melodías de cada uno de los rincones celtas. En cada sonido, en cada nota y en cada melodía muestras ese sentimiento característico de cada nación Celta: Desde nuestros hermanos irlandeses hasta la Bretaña Francesa y el resto de los pueblos.

En cada disco has ido llevando esa morriña para que todos sientan nuestra Galicia (y el mundo Celta) dentro de su corazón.

Desde los Centros Gallegos del Levante es un orgullo que, nuestros paisanos, sientan y expresen, en este marco incomparable, las notas que nos identifican.

Carlos, no menos importante es agradecer y admirar a todos aquellos que, no teniendo origen Celta, abrazan nuestra cultura, música y tradiciones. Gran parte de los que hoy te acompañan en el escenario (y en el Teatro) aman nuestra música porque, gente como tú, han hecho que su alma se impregne de ese sentimiento galaico que tú, genialmente, expresas.

Gracias Carlos.

lunes, 22 de febrero de 2016

UN EMIGRANTE MAIS

Un emigrado máis


Nunca souben cando iba,
nunca vin cando quisen,
poucas cheguei cando esperaba,
sempre esperei voltar de onde viña.

Os comezos sempre duros,
a distancia sempre lonxe;
as proximidades das súas xentes
fixo da morriña a casa nova.

Cada casiña unha bágoa,
en cada mirada unha tristura,
na unión as novas xentes
renaceu Breogán no meu soñar.

Cada volta é unha festa,
cada festa unha algarabía,
cada adéus é un soño esquecido,
cada aperta é un corazón doído.


Cada vez estás más preto,
cada vez vente mais lonxe
os meus ollos cheos de bágoas:
transpiran de agarimos pola xentiña.

Miña terra, terra miña!
Non che esquezo na alegría,
aférrome a tí na morriña.
¡Viva Galiza neste Día!



Poema dedicado aos emigrantes galegos
no 50 aniversario do Centro Galego de Valencia

JOSÉ RAMÓN CERDEIRA ALONSO

21/FEBREIRO/2016
VALENCIA



viernes, 13 de febrero de 2015

No todo lo que reluce es oro ...

Hay momentos en la vida que las historias tienden a repetirse. Está claro que, por mostrar más amabilidad, no vas a lograr que quien no tenga sensibilidad nunca lo entienda.
Hay gente que no tiene el valor de decir las cosas de frente. Actúan con planteamientos de chiquillos enojados. Ahora voy y no te hablo o, en la versión moderna, ahora voy y te bloqueo.
No dejaran de utilizarte en su beneficio sin nada que represente un esfuerzo o sacrificio, por pequeño que sea, hacia la persona que le piden cosas.
Esta vez, aunque dolido y mucho, no voy a reaccionar como de costumbre. Sé que, desde el año pasado, no tengo la fuerza de dar golpes en mi vida y pasar de los temas. Tengo que aprender a convivir con mi debilidad.
No demostraré mi enfado, me callaré y esperaré el momento de devolver el golpe.
Me apetece utilizar el bloqueo pero no lo voy hacer.
Demostrar mi cabreo, no lo voy hacer.
Estoy escribiendo esto para pasar de largo de compañeros que sólo se unen para obtener beneficios personales y tratar de pagar sus fracasos personales con el uso de una privacidad equívoca.
La vida sigue ... por mis amigos siempre lo he dado todo y así me ha ido.


sábado, 17 de enero de 2015

Carta de despedida a Tino

A pesar de no ser aficionado del Real Madrid, hoy deseo que gane el partido.

Hay una persona, que si existe más allá, disfrutará enormemente de ver ganar a su equipo. Esta vez lo verá, escuchará y estará sin el dolor que, tan en silencio llevaba, estoy seguro que sufría calladamente.

Estoy convencido que, antes de empezar este partido, echará un par de dominós con aquellos convecinos que se fueron un poco antes que él. 

Sabiendo sus gustos, con la euforia o la tristeza del partido, no dejará de jugar su subastado de cuatro, al finalizar. Hoy, después de tantos años, seguro que se toma una cerveza o un trago: lo tienes merecido!

Donde llegues las cosas no serán iguales. Tú eres una persona con una vitalidad que cambiará las cosas. De eso estoy seguro. Esta vez volverás a comer todas esas cosas que te encantaban y que, desgraciadamente, apenas pudiste disfrutar pocos meses. Ya te veo atiborrado de gominolas y de chocolatinas. Esta vez lo disfrutarás. No habrá otra infección o cualquier otro contratiempo que borre de tu cara las ansias de vivir a tope cada momento.

Has sabido elegir hasta el día de tu partida. Tenía que ser el día de Sanamaro, patrón de los quintos de Feás, para que nunca olvidemos tu sonrisa en el dolor, tu alegría en la adversidad, tu tenacidad en todo momento y, ese golpe en la mesa del subastado, para mostrarnos tus inmensas fuerzas por salir airoso de cada contratiempo que la vida te dio.

Constantino, hasta donde hayas ido, disfruta del partido; vive con pasión con tanta gente cercana a tí que te ha precedido; disfruta, sin dolor, ni máquinas, ni médicos, ni medicinas, ni nada que te cause tristeza porque, con la de esta vida terrenal, creo que tu cupo se ha cumplido en demasía.

Hasta siempre amigo Tino,

Un abrazo


(Escrito el 15 de Enero de 2015 a las 19:00)

martes, 16 de diciembre de 2014

A mi princesa de 23 años

Hay un ser maravilloso que me ha dado muchas satisfacciones y muy pocos disgustos. Un ser que cada vez hace que oriente mi vida hacia un rumbo norte ideal. Nunca le había compuesto nada y espero que, dentro de mis bondades y limitaciones, pueda realizar la creación literaria más bella nunca realizada por mí. Resumir, en verso, los principales momentos de nuestras vidas desde la perspectiva de un padre que, en el primer momento, el miedo le agobió, la ilusión le impulsó y, su angelical cara al nacer, me cautivó.
Este año cumple veintitrés años. Quiero hacer ese recordatorio por todas las personas que, siguiendo contigo en la distancia o en otra dimensión, han formado parte de tu vivencia y han marcado la forma tan dulce y tierna que siempre has tenido. Tu abuelo materno, al que cambiabas el semblante con tu sonrisa, tu bisabuela paterna a la que, aún con demencia senil, hasta hace pocos años siempre tuvo una sonrisa poco costumbrista en ella. El resto de abuelos, tus tíos, tus primos y la cantidad de amigos que siempre has dejado en el surco que marcabas como líder natural que siempre has sido.
Recuerdo, con cariño y admiración, tu determinación en hacernos asumir a todos que, al curso siguiente, cambiarías de ciudad, escuela, lengua, compañeros y que, dentro de tú madurez prematura, asumiste con determinación y fortaleza.
Siempre has sido amiga de tus amigos, fiel a los tuyos y bondadosa con tu gente. Por ello estoy tan orgulloso de ello. Has cubierto todas las etapas de tu vida sin aspavientos, sin humillar a las personas, sin faltar a sus sentimientos y, sobretodo, dando una parte de tí por los demás.
Como padre sólo me resta decir que, tal como dice el proverbio chino, en la vida hemos de tener un hijo, sembrar un árbol y escribir un libro, contigo he cumplido las tres en una sola.
Verte crecer significó podar, cuidar, alimentar, darle agua y mantenerte erguida como la flor más delicada, el árbol más robusto o el arbusto más endeble.
El no saber estar a la altura que se esperaba en algunas etapas de mi vida, me sirvió para que me leyeras los pasajes del libro de una vida que no habías vivido, pero que mostraste con la ternura de una hija y el mensaje de una amiga. Aún recuerdo tus palabras y lo mucho que han representado para mí.
Obviamente, he tenido una hija que se puede sopesar como una docena de hijas. Con la ventaja de tener que alimentar una y con la gratitud y dulzura de haber tenido doce.
Le doy gracias a la vida por haberme obsequiado con una hija así. Cuando, en los últimos tiempos, mis pensamientos errantes me llevaron a caminos poco reconfortantes, me animaba saber lo afortunado que era por todas las cosas maravillosas que me ha dado la vida. Seguramente, tú la mejor de todas ellas.

Tu padre.



 A MI PRINCESA DE 23 AÑOS (POEMA)

Fase inicial de borrador

sábado, 29 de noviembre de 2014

La niña de la mirada triste (revisado)

La niña de la mirada triste


símbolo celta











I

En este otoño que no empieza,
en este verano que me persigue,
en este momento de terneza
diviso, fugazmente, tu mirada triste.

II
Es mi fantasía la que vuela
contrario al viento, quien sosiega
mi espíritu, iluminado cual linterna,
la ruta de mi luciérnaga en tu estela.

III
Ese viento tus cabellos flameaba,
cual vela al mástil embiste,
dejando tu piel aterciopelada
con la ternura de tu deleite.

IV
Ese donaire que desplazaba
al mover su cuerpo angelical,
ese caminar que marcaba
la zona frontal en hastial.

V
Esos ojos otrora brillantes,
catapultan tu sonrisa sideral,
ya no son luceros anarquizantes
y su benignidad no es igual.


VI
Esos labios tan sensuales,
resaltando tu cara tan serena,
navego con rumbo a tu tristeza
divisando, niña, lágrimas en vela.

VII
Por qué la niña está triste?
Con esa sonrisa acrisolada
que oscurece tu mirada,
 gestos fugitivos al despiste
nublan la claridad del alma.

VIII
Por qué está triste la niña?
El pasado regresa a tu vida,
el futuro tu presente eclipsa,
regálame esa sonrisa nuevamente:
tu cenit que más enternece.

IX
El garbo perenne en tu caminar,
la danza en tus movimientos visa,
mostrando curvas de una diva
que, interiormente, despierta
el deleite de volver a verla.

X
Por qué está triste la niña?
Rememoro tu tierna sonrisa,
tu voz aterciopelada ya no mima
con la suavidad de tu timbre envolvente
creando esa sensación de paz fugazmente.

XI
Por qué diviso tu mirada triste?
Regala al viento una sonrisa viva
con la dulzura de una niña;
dando muestras de un presente
de júbilos pasados muy rusientes.


XII
Ya no está triste la niña?
La niña muestra alegría,
sus ojos recuperan la brisa
que enternecen nuestro ambiente
con dulzura sideral en su poniente.

XIII
Ya no está triste la niña,
su voz alejada de la melancolía,
propaga su melodía  cual camelia
enamora con su olor nuestro presente,
embelesando con su mimo refulgente.


XIV
Esa tu tierna sonrisa de niña
cautiva sentimientos día a día,
Impulsa, interiormente, la algarabía
que conduce a momentos complacientes
divisando tus muecas, niña, eternamente.

XV
Lucharemos porque esa mirada tan mustia
no se apodere más de tu tierna sonrisa;
no pierdas en tu interior la suavidad
que nos permita disfrutar, apaciblemente,
del desfile de tu galantería constantemente.

XVI
Ya sonríe fervientemente nuestra niña,
nos impregna de aura su alegría
regando nuestra mirada de vivencias,
mostrando su rostro acaloradamente
volcánico para sentirlo perennemente.

XVII
Darte las gracias quiero en este día,
por obsequiarme esas palabras escritas,
ignorando la razón de tu tristeza,
el cobijo de mi hombro siempre estará vigente
con ternura, fortaleza y calor resplandeciente.






Otoño de 2014